No tengo palabras para expresar mi gratitud, un incendio arde en mi ser, el llamado a contender en oración y ayuno es el llamado de mi vida. ahora mi iglesia local, mi ciudad, mi familia y mi nación están experimentando el Fuego de Dios. Gracias por hombres como Lou Engle que están pagando el precio para ver la Gloria de Dios en las naciones. Saludos desde IHOP Copiapo, Chile.